La Cuina de la Nnnina

RESTAURANTE CARLOS OYARBIDE

En el barrio de Salamanca de Madrid a pocos minutos del parque del Retiro, nos encontramos este maravilloso restaurante, Carlos Oyarbide.

El chef Carlos Oyarbide  es conocido por la alta gastronomia y viene de una dinastía de cocineros de Navarra.

Juntamente con su esposa llevan el restaurante. Un sitio elegante, un pelín oscuro para mi gusto. Con unas mesas grandes donde no hace falta oir a la mesa de al lado.

Carlos hace una cocina tradicional, con una excelente calidad del producto y una presentación moderna sin ser minimalista. Es un cocinero muy cercano donde salió unas cuantas veces para saludarnos y charlar.

No hay carta, tiene producto de temporada, así que le dijimos que nos preparara el menú que quisiera.

Empezamos con un pica-pica, patatas fritas y choricitos.

Las patatas fritas no eran de bolsa y los choricitos eran muy sabrosos.

Después empezó el festival. Un foie hecho artesanalmente, donde no tenía nada que ver con los foies que había probado hasta ahora. Ni el color, ni la textura ni el gusto era semejante. Una delícia.

Alubias de Tolosa con encurtidos, una maravilla en el paladar mezclar estas alubias tan potentes y sabrosas y que entraban tan bien, ya que la temperatura en Madrid era muy baja, con los encurtidos.

A continuación una crema de lentejas con huevo a baja temperatura .

Menestra de verduras y trufa.

Pil pil de merluza con callos de bacalao y caviar, tenía muchas ganas de probar este plato ya que no había comido nunca callos de bacalao, a partir de aquel día soy una fan de los callos.

Por último, no podía fallar un plato de carne, así que nos trajeron un rulé de ternera con níscalos y trufa.

La carne se deshacía, casi que no hacía falta el cuchillo y la salsa era adictiva, no podías parar de comer pan.

Como he dicho antes, nos pusimos en manos de Carlos y nos dejamos llevar hasta tal punto de que él decidió el vino que tomaríamos. Un Ribera del Duero, De Blas Serrano 2012.

Este vino es suave y elegante. En nariz encontramos fruta madura. En boca es potente pero fresco, sabroso y mineral. Es un vino que combina muy bien tanto con carne como con pescado. Tiene un excelente equilibrio.

Finalmente los postres, un mil hojas relleno de crema, un postre muy ligero  que fue el toque final del menú degustación.

Tenía la certeza que comeríamos muy bien pero lo superó.

Carlos en la cocina y su esposa en la sala forman un tándem perfecto, donde te hacen sentir como en casa.

image_pdfimage_print
Facebook
Google+
http://lacuinadelannnina.com/index.php/es/2019/03/03/restaurante-carlos-oyarbide-2/
Twitter
Pinterest
Pinterest
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *